Cómo fortalecer las uñas

| |

Te contamos cómo fortalecer las uñas quebradizas y escamadas.

Uñas quebradizas, más blandas de lo habitual, escamadas o abiertas en capas, con ligeras irregularidades…

Estas son solo algunas de las pequeñas imperfecciones que nos impiden tener unas manos bonitas y perfectas. Las tareas domésticas, la alimentación o la falta de cuidado pueden poner en peligro la buena salud de nuestras extremidades superiores y, con ella, la apariencia y el estado de nuestras uñas.

Si quieres que tus manos sean un buen reflejo de tu personalidad y, además, evitar lesiones mayores, debes aprender a conseguir y mantener unas uñas fuertes. Te enseñamos cuáles son las principales causas del debilitamiento de esta parte de nuestras extremidades y los mejores consejos para ponerle fin a este proceso de deterioro.

Causas de las uñas quebradizas

Unas uñas débiles y quebradizas son síntoma inequívoco de un cuidado insuficiente o algún tipo de abuso. Las causas más habituales son:

  • Demasiado tiempo debajo del agua o en contacto directo con productos químicos de limpieza. Estos últimos, resultan muy agresivos con la composición natural de la uña, por lo que la reblandecen y la hacen más frágil y quebradiza.
  • Nunca están libres de esmalte (sobre todo si es de los de tipo permanente). Para tener unas uñas sanas, es necesario que tengan un tiempo para respirar y descansar de las lacas.
  • Falta de hidratación. Aunque apliquemos varias veces al día una crema de manos hidratante, olvidamos hacer hincapié en las uñas y las cutículas.
  • Manicuras irregulares o deficientes. Abusar del cortaúñas o utilizar mal la lima son dos de los síntomas más habituales de un cuidado incorrecto.
  • Mala alimentación. No es la primera vez que recordamos la importancia de una dieta equilibrada para mantener sano todo el organismo. Sin los nutrientes necesarios (como el colágeno), las uñas pierden consistencia.

manicura de uñas

Cómo fortalecer las uñas en cinco claves básicas

  1. Guantes para [casi] todo. Siempre que vayas a fregar el baño, la cocina o los platos, enfunda tus manos en unos buenos guantes de limpieza para el hogar. Las mantendrán protegidas tanto del exceso de agua como de los efectos nocivos de los productos químicos.
  2. Incluye el cuidado de las manos en tu rutina de belleza semanal. Puedes hacerlo en casa o recurrir a tu salón de belleza de confianza, pero tus uñas te lo agradecerán. No hace falta que te las pintes siempre, solo necesitan un buen limado y la aplicación de algún tratamiento especial: endurecedores, nutritivos, etc.
  3. Aliméntate bien. Elige algún movimiento saludable como el de los “realfooders” o, simplemente, sigue el sentido común: incluye frutas y verduras, legumbres, agua (en cantidad), etc. Los alimentos ricos en hierro, en silicio y en zinc son buenos aliados en el fortalecimiento de las uñas.
  4. No te muerdas las uñas, ni las utilices como herramienta ni tardes demasiado en arreglarlas. Si lo necesitas, lleva un pequeño “kit de supervivencia” para resolver pequeños incidentes con tus uñas y evitar males mayores.
  5. Deja, al menos, dos días de descanso entre manicura y manicura; elige lacas y productos de calidad para las uñas e intenta hidratarlas una vez al día [por lo menos].

¿Se te rompen las uñas? ¿Tienes algún remedio casero para fortalecerlas?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar