Cómo hidratar la piel

| |

No siempre tratamos a nuestra piel como deberíamos. Aprende a hidratar la piel.

Siempre que oímos de la hidratación de la piel pensamos en belleza pero no siempre estamos concienciados de que, detrás de ese consejo, está nuestra salud en juego. Por ello, vamos a hablar de por qué es importante hidratar la piel de forma adecuada y qué beneficios tiene sobre nosotros. Empecemos por algunos conceptos básicos que ayudarán a aclarar su relevancia como factor sobre la salud.

¿Qué es la piel?

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo con aproximadamente 2 metros cuadrados de extensión y unos 5 kilogramos de peso. Su misión es protectora, protegiendo al organismo del exterior de bacterias y virus. Pero también tiene una función igualmente destacable, y es servir como sistema de comunicación con el entorno mediante el sentido del tacto y además regula la temperatura corporal. Prevenir la deshidratación es otro de sus papeles del que hablaremos en profundidad más adelante.

Existen tres capas de la piel de menor a mayor profundidad: epidermis, dermis e hipodermis. En cuanto a las enfermedades, existen varias que afectan específicamente a este órgano como son dermatitis, papilomas o queratosis, entre muchas otras.

¿Y qué es la hidratación de la piel?

Como hemos comentado, una de las funciones de la piel es mantener la hidratación del cuerpo pero para prevenir problemas es importante también acordarse de hidratarla a ella también. Algunos tratamientos para enfermedades como el  cáncer pueden deteriorar su estado y es vital preservar su fortaleza para un mayor bienestar. Picores, puntos rojos, descamaciones… no son sino señales de que algo pasa.

Siempre se relaciona belleza con salud y no le falta razón ya que una piel sana presentará un aspecto más firme, menos áspero y más radiante que otra que esté castigada.

hidratacion de manos

Cuidados de la piel

Existen en el mercado numerosas fórmulas como cremas hidratantes para cada parte del cuerpo donde se necesita más reforzar el buen estado de la piel.

La hidratación facial es una de las más comunes y consumidas, pero es importante no olvidarse de hidratar el resto del cuerpo, como ocurre en el caso de las manos, que sufren la agresión del frío y de productos químicos destinados a la limpieza, o los pies, que tienden a resecarse y son una de las partes más olvidadas.

Las cremas con colágeno han sido una de las incorporaciones dentro de la oferta de cremas hidratantes naturales con más éxito. Pero además de este tipo de artículos, seguir una serie de pautas es interesante para mantenerla saludable:

  • Cuidado con la higiene excesiva ya que puede provocar daños en la piel
  • El frío y el calor extremos tienen un efecto negativo, así que hay que tener precaución con la calefacción o el aire acondicionado
  • La contaminación tiene también culpa del deterioro de la piel
  • Beber agua en abundancia es sinónimo de una mejor salud para la piel

Referencias